SEPTIEMBRE
2014
N°11

LA ACCIÓN HACE LAZO
Las Escuelas en América

La Escola Brasileira de Psicanálise
Marcelo Veras, Director de la EBP

La Escola Brasileira de Psicanálise, que tendrá veinte años en el 2015, se caracteriza por ser un verdadero continente. Su territorio es diecinueve veces mayor que Francia. Las distancias entre las ciudades son muy grandes, lo que hace que la EBP tenga que constantemente innovar y revivir la cuestión de lo Uno y lo Múltiple. Tenemos seis secciones en actividad, además de una viva actividad en otras cinco ciudades. Es preciso, en ese sentido, establecer líneas de trabajo que hagan avanzar la Escuela sin que ella pierda los pilares que garantizan la formación del psicoanalista. En el campo epistémico, la elección de un tema común de trabajo, generalmente anual, facilita el intercambio de colegas internos que visitan las diferentes ciudades y que a su vez comunican cómo estas ciudades están trabajando en el tema. El Encuentro Brasileño del Campo Freudiano entra en noviembre próximo en su vigésima edición con el tema "Trauma en los cuerpos, violencia en las ciudades." Poco a poco, este evento se ha convertido en una gran encuentro de la EBP. Sin duda, y con una expectativa de superar 1.300 participantes, es el mayor evento de psicoanálisis en Brasil. Sin embargo, es importante llamar la atención sobre el hecho de que nuestro tema entra en diálogo con la situación de la gran mayoría de los países latinoamericanos. Esperamos así que el material producido pueda servir a nuestros colegas de la NEL y de la EOL.

Es preciso, sin embargo, regresar un poco a nuestra historia. Después de dos décadas, un fenómeno generacional puede ser constatado y que muestra una maduración del concepto de Escuela. En su origen la EBP se formó a partir de dos grupos de psicoanalistas ya existentes en Brasil, algunos ya organizados como instituciones psicoanalíticas lacanianos, que aceptaron la propuesta de Jacques-Alain Miller de encaminarse hacia la creación de una Escuela de Lacan en Brasil. Por lo tanto, los comienzos de los noventa estuvieron marcados por un movimiento formidable

llamado Iniciativa Escola, en el que Miller recorrió personalmente todas las ciudades donde había un deseo de participar en la Escuela de Lacan.

La creación, sin embargo, mostró que lo difícil de esos primeros años era pasar de la lógica del grupo, que tenía en muchos casos la presencia de fuertes líderes locales, hacia la lógica de la Escuela. Pocos años después de su creación, la crisis del 98 fue un importante divisor de aguas. En algunas ciudades, como Curitiba, Río de Janeiro y Salvador, la oposición entre la lógica de grupo y la lógica de la Escuela culminó en salidas colectivas, con evidentes señales de una elección por la identificación. Se salían los líderes y sus discípulos se salían de inmediato. Me tomó un tiempo entender estas salidas. En ese momento, la crisis dividía amigos y colegas en la lucha por la creación de la Escuela. Sólo que ahora, 16 años después de Barcelona, ​​contemplando las dimensiones continentales de la EBP, podemos decir con certeza que nuestra Escuela no es una escuela de líderes; es una Escuela que tiene la orientación lacaniana como hilo conductor, y no la palabra de un maestro. Ahora tenemos una generación de psicoanalistas que se han formado dentro de la EBP y no en otra institución psicoanalítica anterior. Yo mismo me hice miembro de la Escuela sin tener una vinculación formal con la institución local de Bahía. Hice mi formación en París y pude continuar mi formación al regresar a Brasil en el momento justo de la creación de la EBP.

Esto hizo cambiar, por ejemplo, cómo se realizan las invitaciones entre nosotros. Antes, sólo un miembro de la EBP elevado al lugar de maestro era invitado a dictar un seminario o participar de una Jornada en otra ciudad. Hoy en día muchas invitaciones se realizan debido a que el miembro está en el Consejo, en la Dirección, como en mi caso, o por ser Ex-AE o AE. ¿Qué indica esta diferencia? Indica que las instancias de la EBP están bien, que la comunidad confía en sus dispositivos y está interesada en saber sobre la vida institucional y no sólo en una búsqueda de saber. Gradus y Jerarquía establecen un nuevo equilibrio. ¿Esto implica decir que nos estamos burocratizando? Mi opinión es que no; estamos en una verdadera consolidación de nuestras instancias.

Continuando mi razonamiento, creo que hay una enorme diferencia entre las demás instituciones psicoanalíticas en Brasil y la EBP. A mi modo de ver, el dispositivo del pase promueve un reordenamiento que impide que la Escuela se cristalice alrededor del discurso del amo, alrededor de una burocracia en contra del discurso psicoanalítico. Los AE tienen una relación de extimidad respecto del binomio gradus-jerarquía. Hay un nuevo saber en juego, y cada vez más este saber, extraído de los testimonios de los AE brasileños, atrae a las nuevas generaciones que ingresan a la EBP.

Sin duda, gran parte del momento actual se debe al direccionamiento firme hacia el pase adoptado por la EBP. En Brasil, esta es la mayor diferencia con las otras instituciones que estudian a Lacan; para la Escuela el dispositivo del pase es muy dinámico. En algunas de estas instituciones, el pase se considera un dispositivo prescindible e incluso perjudicial, tal como un psicoanalista de otra institución me lo decía hace poco.

Por último, creo que Brasil y la NEL pueden y deben desarrollar lazos más frecuentes. Ambos sabemos que necesitamos un mejor uso de las nuevas tecnologías para superar las enormes distancias. No se trata simplemente de un mejor uso del internet. Hay una necesidad real de integración e intercambio de las experiencias en materia de salud mental, leyes, acciones y políticas relacionadas con temas tales como adicciones, autismo, violencia doméstica, etc. El ENAPOL, que se celebrará el próximo año en la ciudad de São Paulo, debería ser un momento ideal para crear el mayor número posible de redes transversales dirigidas a la integración de la orientación lacaniana en las Américas. A modo de ejemplo me gusta citar las propias listas de La AMP. Antes la información circulaba por un modelo vertical de información. Un emisor que enviaba la información a un número determinado de e-mails registrados en un determinado correo particular. Hoy en día la información circula en internet mucho más a través de un dispositivo horizontal, cruzado y caótico, para la cual no encuentro mejor representación que Facebook. La extensión de esta red cruzada es incalculablemente mayor. Su potencial de conectividad no puede ser despreciado.

Recientemente, durante la grabación de un breve comentario para Radio Lacan, quería hablar en portuñol. Como dije en la grabación, el portuñol es una especie de Esperanto para el Campo Lacaniano en las Américas. Mis opiniones a veces difieren de algunos colegas. Muchos me dicen que para entrar en los Estados Unidos es necesario que la AMP hable inglés. Me parece una excelente idea que se pueda hablar más inglés en la AMP, pero estoy lejos de pensar que tendremos más penetración en los Estados Unidos a causa de la lengua. Si el lenguaje del psicoanálisis fue originalmente alemán, posteriormente el inglés para luego ser el francés y el español, creo que el portuñol puede ser una buena lengua para el siglo XXI, al menos para la AMP America.