SEPTIEMBRE
2014
N°11

LA NEL EN ACCIÓN
Autismo

Ciencia y sujeto en el autismo
Gisela Cordido, NEL Caracas

Contemporáneo es aquel que percibe la sombra de su tiempo como algo que le incumbe y no cesa de interpelarlo….sólo quien percibe en lo más moderno y reciente los indicios y las marcas de lo arcaico puede ser contemporáneo. G. Agamben

El autismo es una afectación tan precoz y tan radical que cuesta entenderlo sin una idea del sujeto de la palabra. E. Laurent

Para el psicoanalista la contemporaneidad es una "vía regia" a lo real, en tanto apelamos a lasubjetividadcomo indicador fiel del goce que habita al ser hablante. Las nuevas formas de subjetivar "viejas" situaciones de la vida, como la sexualidad, la paternidad, el lugar del hijo, la familia, y su alojamiento en los nuevos espacios cibernéticos que brindan las sociedades modernas, hacen que prácticamente a nadie escape el lugar que tiene la subjetividad en el malestar en la cultura.

La participación de la ciencia ha sido determinante, dotando a diferentes disciplinas, entre ellas la Medicina, de avanzadas tecnologías con que responder al sufrimiento humano. Sin embargo, el discurso de la ciencia, mantiene su "indiferencia" hacia la subjetividad.

Uno de los mejores ejemplos lo tenemos en el abordaje del autismo, considerado por la ciencia como un trastorno del desarrollo determinado por causas de orden neurológico y genético [1]

Si es contemporáneo aquel que mantiene la mirada fija en su tiempo, para percibir, no sus luces, sino su oscuridad [2] ¿cómo la ciencia no percibe en las manifestaciones subjetivas del niño autista la oscuridad de ese goce que le invade?

¿Cómo no ver en el lenguaje que no tiene el niño autista un efecto de algo, más que una causa?

¿Cómo no ver en la repetición de lo mismo, la insistencia de un mensaje sin los códigos del lenguaje, y no un déficit en el desarrollo?

¿Cómo no ver en las crisis y rabietas, la desesperación por no poder huir/estar con un Otro sin forma y amenazante?

¿Cómo no ver en sus acciones, el punto de apoyo para una construcción original y no la expresión de ideas extravagantes o conductas bizarras?

Asimismo cuesta entender, la consideración de un tratamiento basado en la aplicación de técnicas de reeducación que ellos mismos llaman técnicas de adiestramiento y que se expresan en términos como: "retirar la atención al niño, pudiendo llegar al aislamiento si es necesario", "castigo positivo: administrar al niño algo lo suficientemente aversivo como para eliminar la conducta inadecuada", "castigo negativo: retirar algo que es deseado por el niño ante una conducta inadecuada e innecesaria"…Continúan siendo antiguas prácticas aplicadas a todos por igual, en las que el sujeto de la experiencia queda borrado.

Hay varias razones del porqué la ciencia requiere permanecer indiferente a la subjetividad.

Por una parte, está claro, que si la ciencia forcluye al sujeto, es imposible que pueda darle un chance a la subjetividad en juego. Aunque ello no queda ahí porque como plantea Lacan, no hay ciencia sin el sujeto [3] y el fracaso en su tentativa de eliminarlo, se muestra en el desbordamiento actual al que se ha llegado con las múltiples hipótesis, clasificaciones y abordajes que plantea para el autismo.

Por otra, queda claro que el discurso de la ciencia -como plantea Lacan- funciona como el discurso del amo [4] Y al amo no le interesa saber, sino que la cosa funcione. Así, las "evidencias" genéticas, la protocolización y en general la difusión y situación actual de sus investigaciones, constituyen una suerte de reforzamiento en el "dominio" del campo del autismo, dominio que se viene debilitando por ese real -como siempre indomeñable- que en la contemporaneidad se ha colocado en el cénit.

En tercer lugar, es evidente que la ciencia necesita reducir la concepción del autismo a un trastorno somático, como manera de mantener lo que Eric Laurent ha llamado una creencia, una sólida creencia que muestra que lo que está en juego, en esta búsqueda de la inscripción somática, es la búsqueda de un sentido…[5] un sentido a lo real, al traumatismo que está en el centro de toda formación humana: el goce. Escondido en la institución familiar, a partir de la posición del niño, no como ideal, sino como objeto [6] Aspecto opaco a la ciencia y al que a fin de cuentas no le conviene dar crédito pues caería fuera de su campo de acción y extensión de todo tipo de beneficio.

La ciencia, fiel a su estructura, nunca se topará con un resquicio suficiente para acceder a lo real.

Es desde el Psicoanálisis, fundamentado en la orientación a lo real, y a partir de lo propuesto por Lacan en la última enseñanza, que se cuenta ahora con un saber en relación al autismo como el estado que se da cuando no se produce el vacío estructural producido por el lenguaje mismo y no se constituye el borde entre lo simbólico y lo real; quedando el niño autista como puro goce de lalengua, sin imagen especular, sin un adentro y un afuera donde su ubicaría el Otro. Sumergido en lo real de este goce, donde nada falta y el Otro es una amenaza, su clínica no será otra que las diferentes manifestaciones e invenciones que cada niño expresa y realiza.

Y su tratamiento, para el Psicoanálisis, consiste en estar presente en el intento de lograr vaciarse de ese goce, de tener algo que haga de borde y poder contar con un Otro que acompañe.

La estabilización que alcance, revelará el momento y tipo de aprendizaje al que estará dispuesto sin necesidad de forzamiento, protocolo o técnica reeducativa alguna.

NOTAS

  1. DSM IV. Manual Diagnóstico y Estadístico de los trastornos mentales. Masson.
  2. Agamben, G. "Desnudez". Ensayo ¿Qué es lo contemporáneo? Anagrama.B. aires, 2011
  3. Lacan, La ciencia y la verdad. Escritos 2. Siglo veintiuno editores.
  4. Lacan, J. Seminario 17. El Reverso del Psicoanálisis. Paidós. Argentina.
  5. Laurent, E. La batalla contra el autismo. De la clínica a la política. Grama. Paidos.B. aires.
  6. Lacan, Intervenciones y Textos 2. Dos Notas sobre el niño. Ed. Manantial. Argentina