SEPTIEMBRE
2014
N°11

LA NEL EN ACCIÓN
Autismo

Un modo de desatender las guías de atención a personas con TEA
Miguel Gutiérrez Peláez, NEL Bogotá

Actualmente, en Bogotá, hago parte, en representación del psicoanálisis lacaniano y como miembro de La Antena Infancia y Juventud de Bogotá, vinculada a la Universidad Popular Jacques Lacan, presidida por Lizbeth Ahumada Y., de la "Mesa de Trabajo Guías de atención a personas con TEA", una de las cuatro Mesas de Trabajo conformadas por el Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia. Ha habido sorpresa en algunos de los implicados en este trabajo, no solo que los psicoanalistas tengamos algo que decir, sino que queramos decir algo. En algunas personas hemos logrado despertar un interés, si bien somos en gran medida una voz disidente que apunta a una dirección muy distinta. En general, la orientación del documento que circula en las mesas de trabajo es cognitivo comportamental y pretende trabajar en espejo con los abordajes norteamericanos. La guía de atención ha pasado a constituirse como el recurso paradigmático de toda intervención clínica. No solo ha sustituido el pensamiento del clínico (ya no es necesario pensar, pues la guía de procedimientos marca la ruta), sino que también ha librado al clínico de su responsabilidad clínica y jurídica: "seguí el protocolo, por lo tanto, frente a un resultado desfavorable, no soy culpable".

He intentado que haya una voz distinta y que se consienta a la existencia de diversos modos de intervención, lo que va en contravía de la tendencia mundial a la estandarización. Es verdad que en nuestro caso, el colombiano, primero debemos inscribir en el Otro de las políticas públicas al psicoanálisis lacaniano en la bandeja que ofrece consulta y tratamiento. Es hora de asomar la cabeza sin timidez y sostener una conversación fluida y sostenida con los que se han apropiado de la legitimidad del tratamiento de las personas con autismo. Es decir, acercarnos un poco a la Babel sin temor al contagio y, desde allí, poder transmitir el poder de nuestra acción, de nuestro discurso, de nuestra ética. Hacerse presente para diferenciarse, este es el logro que buscamos. Como fue planteado por Lizbeth Ahumada en una comunicación divulgada por Nel-Debates: "La clínica del autismo que el psicoanálisis practica agujerea la idea de que hay una única solución, un único camino a seguir ya configurado y establecido. Esta clínica que particulariza a cada sujeto no se concibe como una práctica uniforme o 'tipo', se toma el tiempo para entender los impases que cada sujeto autista se puede plantear en la compleja articulación con el mundo. Se toma el tiempo para entender el modo que toma su angustia frente a la sola aparición de Otro. Se toma el tiempo para entender los modos en que el sujeto se ha defendido de esta presencia acuciante y en muchas maneras, amenazante. No es sin el sujeto autista que el psicoanálisis propone una salida, una luz conforme a la invitación acogedora pero decidida de estar con los otros sin que por ello desaparezca o se pierda en los límites diluidos de su existencia. Habrá que inventar ese modo, cada cual, con los elementos ingeniosos que solo un sujeto acogido como tal puede descubrir. Esta manera que puede encontrar el sujeto autista para vivir en el mundo y con el mundo, sin un excesivo y cruel costo es lo que el psicoanálisis puede ofrecer. Por esto, debe estar presente en las alternativas que tiene un sujeto para escoger quien lo pueda acompañar en este recorrido esencial".

Del 1 al 8 de agosto de 2014 se llevó a cabo en Bogotá la II Semana del Autismo, contando con la presencia de Bernard Seynhaeve y Vilma Coccoz. Su visita permitió interactuar con diferentes frentes de interés, como instituciones educativas, universidades, clínicas psiquiátricas, profesionales de la salud de diversas procedencias y, por su puesto, con la "Mesa de Trabajo Guías de atención a personas con TEA". Este encuentro de suma importancia permitió impulsar el trabajo que se ha venido adelantando, despertando el interés por la posición clínica del psicoanalista lacaniano frente al sujeto autista y por su posición ética frente al sufrimiento subjetivo del autista. Las madres de niños y jóvenes autistas (algunas de las que asistieron a las presentaciones de "A cielo abierto" y "Otras voces") pudieron comentar que, por primera vez, oían un discurso que las respetaba, que valoraba su saber sobre sus hijos, que no lo segregaba en aras de un protocolo y de una verdad única que promete ser un tratamiento ideal; un discurso que pone en primer plano la propia invención del autista frente a su padecimiento y un respeto profundo por el trabajo que ese niño realiza. Se han venido recogiendo los frutos de esa riquísima semana, continuando un trabajo a contrapelo, buscando producir una incidencia en un campo que, hasta ahora, se había mantenido al margen del discurso lacaniano.