SEPTIEMBRE
2014
N°11

LA NEL EN ACCIÓN
Universidad

El psicoanálisis en la universidad
Elena Sper, NEL Guayaquil

La transmisión del Psicoanálisis en la universidad es uno de los interrogantes que muchos de los analistas nos planteamos. En realidad la pregunta se desplaza en como pensar esta transmisión, y frente a esto se me han presentado algunas inquietudes con respecto a la dificultad o a la divergencia que se pudiera suscitar.

Freud en 1919 [1] se plateaba sí el psicoanálisis debería enseñarse en la universidad, y esta inquietud respondía a un contexto preciso, en tanto que el psicoanálisis no era enseñado en universidad alguna, solo estaba limitado a ciertas conferencias dictadas por psicoanalista en espacios universitarios. Pero a partir de esto se presentaron las primeras demandas estudiantiles por la inclusión del psicoanálisis en la enseñanza universitaria.

¿Que podríamos plantearnos frente a esta demanda? ¿Tendría entonces alguna importancia la presencia del psicoanálisis en la universidad? ¿Y para la universidad que importancia tendría el aporte de este? Sabemos que el psicoanálisis puede prescindir de la universidad para la formación de sus analistas, pero creo que más allá de esto la transmisión del psicoanálisis en las universidades despierta inquietudes y causan deseo en aquellos que lo escuchan. Esta ha sido al menos mi experiencia en la transmisión del discurso psicoanalítico que por su misma estructura no podría nunca ponerse en el lugar del amo, si quien lo trasmite lo hace desde el saber no acabado dando lugar a lo imposible. Sabemos que el discurso psicoanalítico comporta en si mismo esta condición de no todo, del saber no todo, de lo imposible de decir. Por eso Lacan se sirvió de la topología y de los matemas para poder trasmitir lo que no se podía decir.

Definitivamente sabemos que los dos discursos, el universitario y el del psicoanálisis no podrían nunca estar en conjunción pero no se trata tampoco a mi criterio de confrontarlos, creo que el analista puede tomar su lugar desde el discurso psicoanalítico aunque se encuentre en el predio universitario, eso no impide que se haga una transmisión que cause a los sujetos, que se mantenga una enseñanza con un deseo, un saber que sea vivo y no un saber muerto como lo hace el discurso universitario. Un saber inacabado que deja abierta la posibilidad de producir nuevos saberes, es la única forma de no dejarse subsumir por el discurso universitario.

Creo que la condición de un enseñante solo puede estar orientado por un deseo, un deseo que se articula al deseo del analista en tanto que el enseñante ha pasado por la experiencia de su propio análisis, que permite ir mas allá de las condiciones que sostienen la posición neurótica, es necesario haber pasado por la conmoción de estos puntos de fijación, para logar hacer un lugar a lo imposible sin taponar el agujero del saber. Solo así podríamos diferenciarnos del profesor universitario que se platea que tiene algo por enseñar sin interrogarse por lo que lo causa.

Ahora más que nunca creo que es importante la presencia de los analistas en las universidades, mientras que el Amo ordena con el imperativo categórico sigue sabiendo, sigue clasificando hasta forcluir al sujeto, transformado en un saber tirano, el psicoanálisis puede mostrar una cara más afable en relación a este, haciendo que el saber fracase, en donde lo real insiste para que se puedan forjar nuevos saberes.

Si bien es cierto que el psicoanálisis es autónomo respecto de la universidad, Freud pudo percibir que la universidad le sirve al psicoanálisis no solo para lograr una satisfacción moral, sino también para permitir su difusión social, evitar un enclaustramiento asociativo y fortalecer su desarrollo. Podríamos pensar que la difusión del psicoanálisis en los ámbitos universitario puede servir para el desarrollo del mismo en tanto permite una llegada más amplia a ciertos números de personas, de los cuales muchos de ellos piden análisis y luego se aproximan a la Escuela. No todos llegan pero si algunos.

Preguntemos; ¿Que hubiera pasado si los analistas Lacanianos no hubieran estado presente en los ámbitos universitarios durante los últimos treinta años? Hubiera sido posible acaso que este discurso se conociera en otros ámbitos como en la medicina y en la psiquiatría en la pedagogía, como se lo conoce ahora, y que de alguna manera interroga a esos otros discursos.

Creo que una de las acciones de los analistas Lacanianos es esta difusión del discurso psicoanalítico en todos los lugares en donde es invitado y convocado.

Es un compromiso al que no podemos rehusar y que debemos responder dentro de lo posible.

NOTAS

  1. Freud, S. "Sobre la enseñanza del Psicoanálisis en la Universidad" Obras completas Tomo III. Pag. 2453.