SEPTIEMBRE
2014
N°11

NUESTRAS CONVICCIONES
Laboratorios de Fapol

Observatorio No. 1 : Violencia y las Mujeres en Latinoamérica
Maria Cristina Giraldo

Está conformado por:

En la NEL conformamos un equipo de trabajo con Susana Dicker de la NEL-Guatemala (lsdicker@gmail.com / sdicker@ufm.edu) y Jimena Contreras de la Delegación NEL-Cochabamba (jimenacontrerasb@gmail.com).

En este instante de ver, logramos situar dos líneas posibles de trabajo en la NEL:

  • La violencia contra la mujer, en el marco de la familia.
  • Las mujeres y el conflicto armado.

Empezamos por buscar organizaciones en nuestras ciudades y países que se ocupen de estas vertientes, tanto a nivel gubernamental, como no gubernamental, situando posibles contactos. Se iniciaron entrevistas, así como la lectura de proyectos de investigación que nos permitan empezar a construir el estado de la cuestión, sobre la manera como se ha interpretado la violencia contra las mujeres y el tipo de intervenciones sobre el problema que derivan de dicha interpretación. Así como evaluar la posibilidad de alguna interlocución, o no, desde el discurso analítico y con la AMP.

La dificultad mayor que encontramos es la imposibilidad de conexión de nuestro discurso con la perspectiva de género, articulado al feminismo, que constituye no solo el marco, sino también la forma de intervenir sobre este problema. La opción que vemos en principio, con pocas instituciones, es la de participar de agendas académicas, desde el psicoanálisis. Si bien, algunas agendas se proponen como "diálogo de saberes", el mismo parece difícil por la hegemonía que tiene la explicación de todo tipo de violencia, desde el sistema patriarcal. Así mismo por el estatuto de la mujer como víctima que es lo que la sitúa como sujeto jurídico en nuestros países, sin lo cual es imposible el reconocimiento, por parte del Estado, de sus derechos. Es un doble filo, en el cual el estatuto de víctima borra a la mujer como sujeto de responsabilidad y de implicación, en tanto no toma en consideración el goce, sino solo la realidad fáctica. Nos encontramos con la antinomia entre el sujeto del derecho y la existencia del parlêtre: las mujeres existen para el Otro social, en condición de víctimas y en ello encuentran una identidad de género que las agrupa en organizaciones que defienden sus derechos. Nos preguntamos ¿qué lugar ocupa en esta perspectiva, la dimensión política del conflicto armado, así como la participación de las mujeres, como actores del mismo en la guerrilla, en el paramilitarismo, en el narcotráfico? En esta dimensión está privilegiada la perspectiva de la violencia contra la mujer y no la de la violencia en la mujer, nos preguntamos si no se produce con ello un efecto de revictimización. Es justo en esta dificultad, donde encontramos un punto de convergencia y de trabajo que podría llegar a ser fecundo, en tanto implica hacer con lo imposible.